El gobierno comunista volvió a cargar así contra las maniobras militares conjuntas que los dos países aliados realizan este mes y fijó su postura a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores recogido por la agencia estatal norcoreana de noticias KCNA.
Pyonyang acusa a Seúl de ponerle en "posición de enemigo", y de hacer que todo contacto intercoreano "sea difícil a menos que pongan fin a tales ejercicios militares o encuentren una excusa plausible o una explicación sincera por los mismos", señala la nota, firmada por el director general del ministerio norcoreano Kwon Jong-gun.
La declaración tiene lugar al día siguiente que el régimen realizara dos nuevos lanzamientos de misiles balísticos de corto alcance desde su costa oriental, el quinto test de este tipo en quince días.
El líder norcoreano, Kim Jong-un, supervisó en persona este último ensayo armamentístico "de un nuevo tipo de arma" y expresó su "gran satisfacción" por el mismo, según informó la KCNA en otra nota replicada por la agencia de noticias EFE.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: