Los israelíes empezaron a votar hoy en las elecciones generales, las segundas en cinco meses, que se desarrollan entre el temor a una baja participación, una paridad registrada por las encuestas, y la duda sobre si el resultado pondrá fin a una década de hegemonía de Benjamin Netanyahu, actual primer ministro en funciones.
Cerca de 6,4 millones están habilitados a votar en estas elecciones que se desarrollan en una jornada de feriado con transporte público gratuito para que la población de mayor de edad pueda acceder fácilmente a las más de 10.000 urnas repartidas por el país y en asentamientos judíos en Jerusalén Este y en la ocupada Cisjordania.
El temor a una baja participación estuvo presente en las intervenciones de los principales líderes políticos israelíes, que ya acudieron a ejercer su derecho democrático esta mañana.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: