Dinamarca se niega a vender la isla de Groenlandia.
El intento del presidente Donald Trump de reflotar el proyecto estadounidense de comprar el territorio autónomo de Groenlandia, que pertenece a Dinamarca, devino en un áspero cruce diplomático entre Washington y Copenhague, tras el rechazo rotundo de daneses y groenlandeses y la suspensión de una visita oficial del magnate republicano al país nórdico.
Trump anunció hoy que suspendió su visita oficial a Dinamarca del 2 y 3 de septiembre por la negativa de Copenhague a abordar la venta, un pedido que fue considerado una "ofensa" por la clase política del país nórdico.
"Considerando que la primera ministra Mette Frederiksen no tiene interés en discutir la compra de Groenlandia pospondré la reunión para otro momento", expresó anoche Trump vía Twitter, su canal favorito de comunicación pública.

Denmark is a very special country with incredible people, but based on Prime Minister Mette Frederiksen’s comments, that she would have no interest in discussing the purchase of Greenland, I will be postponing our meeting scheduled in two weeks for another time….

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) August 20, 2019

Los hechos se desencadenaron después de que, la semana pasada, The Wall Street Journal adelantó que Trump había mostrado interés en adquirir el territorio autónomo perteneciente al reino de Dinamarca.
La isla más grande del mundo, enclavada entre los océanos Atlántico y Ártico, mayormente cubierta de hielo y con 56.000 habitantes, es rica en recursos naturales y posee un importante valor estratégico para Estados Unidos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: