En medio de un creciente debate nacional por el control de armas y los discursos racistas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, viajará mañana a Ohio y Texas, las ciudades donde 31 personas murieron este fin de semana en dos tiroteos masivos, y en El Paso la oposición le advirtió hoy que no es bienvenido.
El primero de los dos tiroteos masivos de este fin de semana tuvo lugar en un supermercado dentro de un shopping en El Paso, a solo unos ocho kilómetros de la frontera con México. El atacante, un joven blanco, había publicado un manifiesto en el que llamaba a matar a la mayor cantidad de inmigrantes mexicanos posibles.
"El atacante en El Paso publicó online un manifiesto lleno de odio racista. Nuestra nación debe condenar con una sola voz el racismo y la supremacía blanca. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en Estados Unidos", aseguró Trump poco antes de anunciar anoche su viaje a Texas y Ohio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: