Al cabo de dos días de vuelos cancelados, el aeropuerto internacional de Hong Kong comenzó hoy a retomar la normalidad después de que las autoridades aeroportuarias obtuvieran un fallo judicial que prohíbe a manifestantes reunirse zonas no habilitadas para la protesta.
Las autoridades informaron, en un comunicado publicado en su web, que esta orden judicial temporal servirá para impedir que "la gente obstruya o interfiera de manera voluntaria e ilegal en el uso adecuado" del aeropuerto de Hong Kong.
Asimismo, impide que la gente "participe en cualquier manifestación, protesta o acto de orden público en el aeropuerto en otras zonas que no sean las designadas por la autoridad aeroportuaria".
El requerimiento judicial provisional llega después de que el aeropuerto permaneciese prácticamente bloqueado durante ayer y el lunes por manifestantes que protestaban por la que consideran brutalidad policial al dispersar las protestas públicas que desde hace diez semanas se suceden en la ciudad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: