La construcción de una línea de tren de alta velocidad (TAV) entre Turín y Lyon, Francia, volvió hoy a dejar en evidencia las fuertes diferencias entre los dos socios del gobierno italiano, la Liga de Matteo Salvini y el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) de Luigi Di Maio.
Una serie de mociones a favor y en contra de la construcción de un tren bala hacia el país vecino dividió hoy a la coalición de gobierno y obligó a la Liga a rechazar un proyecto del M5E para frenar la obra que tiene el apoyo del premier Giuseppe Conte.
"Habrá consecuencias políticas", amenazó el jefe de bloque de la Liga en el Senado, Massimiliano Romeo, antes de que la Cámara resolviera declinar la moción del Cinco Estrellas y aprobar las cuatro que se habían presentado este miércoles a favor del TAV, incluidas las de fuerzas opositoras como el Partido Democrático.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: