Una campaña internacional impulsada por 129 organizaciones no gubernamentales y apoyada por 60 países llevó este lunes a la ONU una petición para que se negocie un tratado que prohíba de manera preventiva los llamados "robots asesinos", armas autónomas capaces de operar sin instrucciones humanas.
“Las armas totalmente autónomas decidirían quién vive y muere, sin más intervención humana, lo que cruza un umbral moral”, explicó la organización humanitaria Human Rights Watch (HRW), una de las que impulsa la solicitud.
Para las ONG, la falta de respuesta por parte de la comunidad internacional permite que empresas tecnológicas y un pequeño grupo de países -Estados Unidos, Israel, Reino Unido, Corea del Norte y Rusia- avancen sin obstáculos en el desarrollo de estos “robots asesinos”.
Aunque los países de la ONU discuten el asunto desde hace años en Ginebra en el marco de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales, por ahora no hay ningún tipo de regulación sobre la cuestión.
Las armas totalmente autónomas, también conocidas como "robots asesinos", podrían seleccionar y atacar objetivos sin un control humano significativo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: