El Ministerio de Defensa turco dijo en un comunicado que tres civiles murieron y 12 resultaron heridos en el ataque aéreo en la norteña provincia de Idleb, pero no habló de víctimas militares.
La nota agregó que el convoy se dirigía a uno de los puestos de observación del Ejército turco en la región de Idleb, que abarca la provincia del mismo nombre y que es la última gran plaza fuerte de los rebeldes en Siria tras ocho años de guerra.
El ministerio condenó "fuertemente" el ataque pero no acusó a nadie en particular.
La Cancillería siria dijo que el convoy de vehículos blindados y tanques llevaba municiones a una ciudad controlada por los rebeldes, Khan Sheykhun, ubicada el principal frente de batalla, en el sur de la provincia de Idleb.
La ciudad es bastión de un grupo vinculado a la red islamista Al Qaeda llamado Hayat Tahrir al-Sham.
El movimiento turco en Idleb pareció querer enviar el mensaje de que Ankara no está dispuesta a permitir la reconquista de Khan Sheykhun.
Tropas sirias, apoyadas por la aviación rusa, ingresaron ayer en sus suburbios tras días de combate, informaron la prensa estatal y activistas sirios.
Además de asestar un golpe muy duro a los rebeldes, la caída de la ciudad cortaría la ruta que va de Idleb al norte de la provincia de Hama, donde se ubica uno de los 12 puntos de observación del Ejército turco en la región de Idleb.
No quedó claro de inmediato si el convoy fue atacado por aviones sirios o rusos, pero el incidente constituye una fuerte escalada en Idleb.
La Cancillería siria calificó la incursión del convoy de "flagrante intervención turca" y dijo que probaba "el apoyo del régimen turco a los grupos terroristas", informó la agencia de noticias estatal siria SANA.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: