Los visitantes se deleitaron con la escena del viento frente a la pirámide

Los visitantes a la zona arqueológica de Chichén Itzá, en Yucatán, quedaron sorprendidos luego de observar un inusual remolino frente a la pirámide conocida como El Castillo, templo de Kukulcán, horas después del equinoccio de primavera.

A la llegada de la primavera, en esta zona se observa el fenómeno de luz y sombra que simboliza el descenso de una serpiente emplumada -Kukulcán-, el Dios maya que fertiliza la tierra.

Pero, este año, los turistas pudieron observar algo adicional y fue el pequeño tornado que se registró frente a la ancestral pirámide. Los visitantes inmediatamente compartieron el video en redes sociales con comentarios como "Kukulcán está enojado".

En El Castillo (Pirámide de Kukulcán) los turistas no pueden subir (Foto: Mauricio Marat/ INAH)
En El Castillo (Pirámide de Kukulcán) los turistas no pueden subir (Foto: Mauricio Marat/ INAH)

Hasta ahora no existe una explicación sobre el fenómeno, pero, según comentaron algunos usuarios de redes sociales, se trató de un pequeño remolino que no tendría por qué haberse registrado en la zona.

Cada año, cientos de mexicanos y turistas de varias nacionalidades se dan cita en la zona arqueológica en el municipio de Tinum, en el estado de Yucatán, donde rodean las escalinatas del Castillo de Chichén Itzá para presenciar el inicio de la primavera en el hemisferio norte.

Este año, unas 14.000 personas arribaron a la antigua ciudad maya para presenciar el fenómeno arqueoastronómico del equinoccio de primavera.

La zona arqueológica está ubicada en el estado de Yucatán (Foto: archivo)
La zona arqueológica está ubicada en el estado de Yucatán (Foto: archivo)

La difusión del fenómeno de la Serpiente Emplumada tiene uno de sus antecedentes en los años setenta, gracias al artículo denominado "Una hierofanía en Chichén Itzá" del investigador francés Jacques Rivard, publicado en la revista Katunoob el 1971, explicó a la EFE el arqueólogo mexicano, Alfredo Barrera Rubio.

"Pero no trascendió a nivel popular sino hasta que el especialista en antropología Luis Arochi anunció el fenómeno (en 1974)", añadió el investigador del Instituto de Antropología e Historia (INAH) en Yucatán.

Barrera Rubio, ganador de la Medalla Yuri Knorosov 2015 en Mérida, explicó que después del anuncio, "Arochi realizó una serie de libros para divulgar el fenómeno de luz y sombra y a partir de ahí empezó a fluir gente para disfrutar la bajada de Kukulcán cada 21 de marzo, que coincide con la efeméride del Benemérito de las Américas, Benito Juárez, y con el equinoccio de primavera".

Sin embargo, el escritor e investigador señaló que los visitantes pueden observar el fenómeno dos días antes y dos después del equinoccio de primavera, que este 2019 fue el 20 de marzo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: